Dunas de San Cosme y Damián al borde de la desaparición

Las Dunas de San Cosme y San Damián ubicadas en medio del majestuoso río Paraná, en el departamento de Itapúa, forman parte de uno de los mayores atractivos turísticos del país. Sin embargo, poco a poco están desapareciendo y esto preocupa a los lugareños, quienes denuncian que sus reclamos no son escuchados por las autoridades de turno.

Las Dunas de San Cosme y Damián. Foto: Gentileza

Hace algunos años, esta maravilla de la naturaleza que se encuentra a unos 18 kilómetros de la costa contaba con arenas inmensamente blancas en medio de aguas cristalinas en una extensión de alrededor de 70 hectáreas. Hoy, lastimosamente, solo quedan poco más de 400 metros y se teme que pronto desaparezcan por completo.

El lugar es visitado constantemente por personas de distintos puntos del país y turistas que salen en alguna embarcación desde el Puerto de la Marina de San Cosme y San Damián rumbo a las dunas calificadas por los visitantes como “un paraíso de arena, agua y sol”.

Los pobladores del lugar, especialmente los que viven del turismo, mencionan que en varias ocasiones solicitaron la intervención de las autoridades de la Entidad Nacional Yacyretá (EBY) para que el sitio sea declarado como “área protegida” e intentar que no desaparezcan. Sin embargo, sus reclamos no obtuvieron respuestas hasta el momento.

Antes de la elevación a cota final de la represa de Yacyretá, las dunas contaban con una superficie de 50 hectáreas, que con el paso del tiempo y la elevación del espejo de agua se redujo a un área de entre cinco y siete hectáreas. Más adelante, los fuertes vientos hicieron que la montaña de fina arena vaya desapareciendo en el río, quedando reducida en la actualidad a una pequeña porción arenosa.

Vista aérea de las Dunas de San Cosme y Damián. Foto Conaderna

La esperanza de todos los pobladores que viven del turismo y de las personas que aman la naturaleza y especialmente a su país, es que el Gobierno y la Entidad Binacional Yacyretá tomen cartas en el asunto.

En el año 2022, luego de que las dunas hayan sido declaradas como patrimonio turístico nacional, la Comisión de Defensa de los Recursos Naturales (Conaderna), suscribió un acuerdo con instituciones del Poder Ejecutivo para presentar el proyecto que contempla el dragado de unos cuatro kilómetros del canal navegable del río Paraná y el relleno de arena de unas 8 hectáreas para la protección de las dunas.

El Ministerio del Ambiente (Mades) tomó postura al respecto indicando que se deben presentar dos estudios: uno para el dragado y otro para el relleno antes de iniciar las obras, lo que retrasaría su ejecución. Es así que… mientras las autoridades deciden qué es lo que van a hacer, el tiempo pasa y juega en contra.